Los nuevos ricos

El futbol en su estado puro sigue perteneciendo a los equipos de tradición, a los grandes por naturaleza, los históricos. Manchester United, Real Madrid, Barcelona, Milan, Inter, Bayern. Perdidos por ahí están Liverpool y Juventus que aunque se renuevan y buscan emerger en el panorama mundial este año al menos seguirán fuera de la Champions League. Lejos de las vitrinas, los reflectores, del mejor futbol que se juega en el año.

Como en el mundo empresarial, la globalización se come al balón. Magnates con dinero extranjero llegan a las mejores ligas a hacer equipos chicos/medianos más competitivos. El caso más sobresaliente hasta ahora -aunque aún le falte levantar la orejona- es el Chelsea de Roman Abramovich, que ha fichado a estrellas mundiales con un proyecto serio sin escatimar en gastos y hasta ahora le ha dado títulos locales y un protagonismo latente en UCL.

El que lo sigue en la misma liga y la misma línea es el Manchester City, un club que no puede presumir de su palmarés pero con la llegada de los jeques árabes Sheikh Mansour y Al Mubarak y su chequera abierta ha formado el plantel más completo del mundo con un enorme talento incluyendo jugadores de 16 distintas nacionalidades. Las fechas FIFA lo desbaratan.

Este verano sumando los fichajes de Agüero (45 millones de euros), Nasri (27) y Clichy (8), disputarán por primera vez el torneo continental donde prometen ser un dolor de cabeza para el resto de candidatos.

En España, la liga es sólo de dos para Barça y Madrid. Luego viene una segunda liga para el resto de puestos europeos donde por ahora no entra el Málaga, pero tras la llegada de los nuevos dueños de origen qatarí y sus petrodólares derramados prometen entrar en ese grupo y empezar a labrar su historia. Con casi 60 millones de euros ficharon a Van Nistelrooy, Toulalan, Buonanotte, Cazorla y Joaquín para buscar las plazas europeas a como dé lugar. El Getafe también ha sido adquirido por jeques árabes y ya ha tenido algunos resultados aunque aún no es notoria una inversión fuerte. En Francia el PSG también tiene dinero de Qatar y ha fichado a Pastore por 43 millones y promete más. Hasta el Barça está aprovechando a los jeques para amortizar sus fichajes este verano.

Por otro lado en Rusia, es inversión en el mismo país, que justamente tendrá el calendario unificado a las otras ligas europeas. Y lo que está buscando Suleyman Kerimov con el pequeño equipo Anzhi Makhachkala y la contratación de Samuel Eto’o sobrepasa lo ya realizado con otros magnates rusos con el Zenit de San Petersburgo por ejemplo. El camerunés se embolsará 20 millones de euros anuales y por lo tanto será el jugador mejor pagado del mundo –si quisiera pronto se podría comprar su equipo – pero él dice que “el dinero no lo es todo” y seguramente seguirá contribuyendo a obras comunitarias sin perder el piso aunque dándose sus lujos sin duda. No el mejor del planeta, pero sí uno de los mejores y acompañará a otros cracks como Roberto Carlos, Balázs Dzsudzsák o Yuri Zhirkov. No tendrán tantas portadas este año pero lo que buscan es un proyecto a largo plazo para competir en la liga rusa y en los torneos continentales.

El futbol no pierde su esencia, gana en competitividad. Lástima que en lugar de trabajo con jóvenes a largo plazo se haga en base a chequeras y salarios de súper estrellas de cine, que por una parte vuelve a los futbolistas más inalcanzables, menos humanos por decirlo de algún modo. Los nuevos ricos, están poniendo al futbol de cabeza.

Sígueme en Twitter: @dortizsc

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: