Posts Tagged ‘ Copa Libertadores ’

Lecciones de ambición

El Cruz Azul comenzó con el pie derecho su participación en la Copa Libertadores 2012 venciendo como visitante al Nacional de Paraguay. Enrique Meza quiso contar con sus mejores hombres para afrontar el prestigiado torneo sudamericano.

Lo normal, alternar el cuadro para que físicamente todos los jugadores se mantengan a tope, más con los viajes tan largos que hay que hacer a media semana y regresar para enfrentar el torneo local.

Pero los Tigres hicieron algo totalmente diferente. Cayeron la semana pasada, desde la fase previa contra un equipo chileno en el papel muy inferior. Y este fracaso rotundo tiene su explicación: Ricardo Ferretti y su soberbia.

El famoso ‘Tuca’ consentido por su directiva ‘se olvidó’ o en realidad prescindió por decisión propia de sus mejores futbolistas para encarar la Libertadores. Sólo inscribió a Héctor Mancilla pero nunca lo quiso utilizar. De los habituales en liga solo Manuel Viniegra y si acaso Alan Pulido, David Toledo, José Rivas, Francisco Acuña o Jesús Dueñas. Canteranos y un experimentado suplente. El resto nunca juegan en liga o son del equipo sub-20.

Sigue leyendo

Anuncios

Santos y Peñarol por la gloria libertadora

Llegan a la final justamente los equipos que ganaron el torneo en los inicios del mismo. Peñarol los primeros dos en 1960 y 1961, y Santos en los dos consecuentes de la mano de nada más y nada menos que para muchos el mejor jugador de todos los tiempos (podría ya omitir el nombre pero me daré el gusto de decirlo): Pelé. Y justo desde aquella época el Peixe no gana la Copa Libertadores.

Muchos años para un histórico de este tamaño y por eso la gran oportunidad de levantarla el día de hoy, aunque hay que mencionar que enfrente hay otro equipo muy grande de Sudamérica. Sigue leyendo

El camino libertador

Quedaron definidos los Octavos de Final de la Copa Libertadores, con un sistema peculiar pero a mi parecer muy justo para emparejar a los clasificados. De los 16 que calificaron, dos de cada uno de los ocho grupos, se hace una tabla general separando a los primeros de grupo y luego a los segundos, por ello aunque América fue líder de su grupo con menos puntos que Santos que fue el mejor segundo, los mexicanos son octavos y los brasileños novenos y por ello la ventaja de recibir la vuelta.

Los clubes brasileños son los más con cinco clasificados a diferencia de los argentinos que a la mala época de los dos grandes no tienen sustitutos para ellos y solo son dos equipos. La lista de dieciséis la completan: dos paraguayos, dos colombianos, dos mexicanos, un chileno, un ecuatoriano y un uruguayo.

Así quedan entonces los duelos de la presente fase con su respectivo análisis en busca de la gloria libertadora:

Cruzeiro vs Once Caldas

Un duelo totalmente disparejo, Cruzeiro hizo una primera fase excepcional, arrasando en su grupo, jugando un gran nivel, siendo muy contundente y es firme candidato al título. Mientras que los colombianos se metieron en la última fecha de milagro ganando a la Universidad de San Martín. Figuras: Walter Montillo y Wason Rentería.

Favorito: Cruzeiro por amplio margen.

Sigue leyendo

¿No que querían ganarla?

Tanto se debate en México la importancia de los torneos continentales. Poca atención se le prestaba a la Liga de Campeones de CONCACAF hasta que el organismo ha reestructurado el torneo y pedido a los clubes que pongan verdadero interés, ya que además se concede al campeón la plaza para el Mundial de Clubes. Los mexicanos pongan o no el máximo interés son los favoritos, pese a que en ocasiones el Saprissa o algún equipo estadounidense los ponen a temblar.

El miedo o envidia de la CONCACAF es que desde 1998 se invita a México a participar en la Copa Libertadores y al organismo de norte y centro América no le parece muy conveniente para sus intereses, tanto mercadológicos como futbolísticos y pese a que acuerdan que los campeones sean los que disputen su torneo, se sabe que el que los mexicanos quieren ganar es el sudamericano.

Tantas ganas le traen los mexicanos al trofeo más importante de Sudamérica (bueno, ambos, la Libertadores y la Copa América a nivel selecciones) aunque sólo Cruz Azul y Guadalajara han llegado a la final, pero no han podido levantarla. Pero el intento no queda ahí, en 7 de las 13 ediciones ha habido al menos un club mexicano disputando las semifinales. Eso sí, una vez los cementeros y el resto han sido Chivas y Águilas los que han estado ahí. Los que han contado con planteles vastos. Sigue leyendo

Saber perder y saber ganar

Accediendo a una histórica final tras ganar en Chile y desde que se supo que el rival sería brasileño, Internacional o Sao Paulo, se sabía que el Guadalajara no partía como favorito. Pero nuevamente se prendían las velas de la esperanza, para buscar de una vez por todas el ansiado título de la Copa Santander Libertadores de América. A terminar con la supremacía de clubes brasileños sobre mexicanos y qué mejor que hacerlo en la final.

Pero este equipo no es el mismo de otras veces, por los nombres de los cambios y la falta de gente que haga la diferencia, llegamos a la conclusión de que están en renovación. Y los que suelen tardar en aparecer son los de las posiciones que hacen la diferencia. Y cómo van extrañar al “Chicharito”. Ni el “Bofo” ni Bravo ni el “Venado” están para llevar a las Chivas a sacar los resultados deseados y Arellano menos, no es ni la sombra de lo que fue y menos de lo que prometía, también sumamos el bajo nivel de Magallón. La poca experiencia de tantos jóvenes está mal cobijada en el plantel actual, peor aún si el capitán es Héctor Reynoso con el ejemplo de su “futbol colmillo” dejando el espectáculo en el olvido. Todo un guerrero en el campo, pero las repeticiones evidencian su terrible antifutbol.

En los 180 minutos no pudimos ver la mejor versión del “Rebaño Sagrado”. Se vieron avasallados por el conjunto brasileño de principio a fin. El gol de Marco Fabián dio cierta esperanza para pensar que “como las finales nadie las juega bien, igual y así las Chivas también la ganan”; pero no, equivocación de José Luis Real en cambiar el esquema a medio partido y graves errores de coordinación defensiva, además de la clara reacción de los locales condenaron otro subcampeonato más para México en competencias de Conmebol. Pero no es para achicarnos y hacernos a la idea que nunca podremos ganarles, porque en algún momento llegarán esas victorias, y quien no lo crea así mejor que ni vea los partidos que se juegan en esas competencias. Falta tomarle la importancia, trabajar el aspecto mental y esa dosis de suerte en los momentos precisos. Que fácil se escribe o se dice…

Inter es un equipazo, está muy bien trabajado y tiene esos hombres que se echan el equipo a los hombros. No sólo uno, varios: D’Alessandro, Tinga, Guiñazú, Sobis, Taison o el joven Giuliano, y son justos campeones porque fueron mejores simplemente.

El tema para recapacitar queda en los jugadores, mexicanos y brasileños por el pésimo comportamiento que tuvieron al concluir el partido. Qué imagen tan desagradable han dejado al aventarse a los golpes y a provocar a los campeones que ya estaban festejando, o eso intentaban, ya que ellos fueron los que provocaron primero y luego siguieron el festín igualmente con puñetazos, patadas, codazos o hasta muletazos. Las Chivas ayer no supieron perder y el Internacional tampoco supo ganar. Si te ganan y fueron mejores que tú, lo más honroso que puedes hacer es darle paso al ganador, aplaudirle y llevarte tu reconocimiento por el esfuerzo de luchar hasta el final y haber sido el segundo mejor del campeonato. Si ganaste, gana bien, sin burlarte, sin menospreciar y agradeciendo el digno trabajo que hizo el contrincante y así te sientes de verdad un campeón con todas las de la ley. ¿Cultura? ¿Autoestima? Hasta en los barrios pasa, comencemos por saber ganar y saber perder dentro de nuestro propio ambiente, así cuando critiquemos a esta especie de futbolistas no estemos hablando de nosotros mismos.

Antipático crack

Seré totalmente sincero desde el inicio, nunca me ha caído muy bien que digamos, no lo conozco en persona por supuesto, pero su actitud, arrogancia y lo agrandado que se percibe sobre el campo y fuera de él, lo hacen para mí un tipo difícil de entender. Y así es él, el crack antipático e incomprendido, el jugador que puede hacer la diferencia (y vaya que la ha hecho en cantidad de veces) pero que se queda corto ante las grandes circunstancias.

Juan Román Riquelme estuvo a un penal de llevar al modesto Villareal a la final de la Champions en 2006, junto a otros tantos grandes jugadores, en su mayoría compatriotas suyos. Una lástima para el modesto club, tan lejos y tan cerca, aunque no olvidaremos lo bien que manejaba el mediocampista argentino los hilos del “submarino amarillo” que justamente en esa época se comenzó a acomodar como un fijo en puestos europeos en la liga española. En el Barça, club que lo llevó a Europa inicialmente, no pudo consolidarse ni siquiera como titular. Pero, estoy de acuerdo, para ser un crack no tienes que hacer carrera necesariamente en tierras europeas y desde su debut se catapultó como un jugador fino, con exquisita clase y elegancia, asistidor, goleador y ganador. Torneos argentinos y Copas Libertadores lo consagraron para la historia de Boca Juniors como el nuevo “10” al que Maradona le pasó estafeta justo en su propia despedida oficial en La Bombonera.

Con la selección ha tenido responsabilidades, desde joven cumplió ganando el Mundial sub-20 y el Torneo Esperanzas de Toulon donde fue el mejor jugador; buenos destellos en Copas América y en su único mundial en 2006, pero no le alcanzó para ganar nunca nada más, excepto la medalla de Oro en los últimos Juegos Olímpicos gracias que su socio en ese entonces fue el mejor jugador del mundo en la actualidad.

Llega “el Diego” como entrenador de la albiceleste y supuestamente era el momento de destacar para el ya maduro medio creativo, pero sus renuncias a la camiseta nacional no sentaron bien a nadie y ha sido borrado desde hace tiempo del equipo que dispone ir a Sudáfrica por el director técnico (Riquelme ya no menciona su nombre, ahora simplemente lo llama así). Pudiendo formar una ofensiva de ensueño con Messi, Milito, Higuaín, Tevez y Di María, se quedará en casa (o  de vacaciones) mirando el último mundial que pudo haber jugado, desde la televisión.

Bueno, hasta ahí ya tenemos el berrinche y desencanto entre dos hombres de carácter fuerte y sin duda, muy orgullosos. Pero ahora, lo que pasa con Martin Palermo el fin de semana pasado es ya de sorprenderse. El llamado “Titán” recibe una magistral asistencia de su compañero para empujar el balón a las redes y convertirse en el máximo goleador de la historia del club. Cuando Palermo busca celebrar con su asistente, lo encuentra festejando por su lado. ¿Amigos? No, definitivamente solo compañeros. “Mi trabajo es asistir al delantero, nada más”: ¿le encuentran mayor antipatía a este futbolista? Por eso a Juan Román Riquelme o lo amas o lo odias, todos aceptaremos su gran calidad y capacidad de cambiar los rumbos de un partido, pero o es Román para sus devotos o solo Riquelme para sus irreverentes.

Sólo un sueño

Desde que me acuerdo tener uso de razón y empecé a seguir los colores de la Franja, tengo claro aquel titulo de la campaña 89-90 de la mano de Lapuente y un equipazo comandado por los chilenos Aravena y Poblete, Ruíz Esparza, Chepo, Bernal, Larios, etc., ellos nos dieron la última gran alegría con ese campeonato y también la última participación del Puebla en torneos internacionales con el título en la CONCACAF y la derrota con el Colo Colo en la Copa Interamericana.

Casi 20 años después el Puebla había ganado el derecho de jugar Copa Sudamericana, lo cual finalmente no se dio por temas de pantalón largo. Pero volvimos a ganarnos la oportunidad de disputar el Interliga y la chance de ir a la Copa Libertadores, y esa era la consigna para todo el plantel, el cual nuevamente cambia jugadores importantes con respecto al anterior, pero aquí juegue quien juegue debe jugar a lo mismo y así se demostró en el juego ante Monterrey. Los teóricos suplentes dando un gran primer tiempo, que aunque al final perdieron demostraron los tamaños para dar batalla contra cualquier rival. Antes, goleada a Tigres y triunfo sufrido ante Jaguares.

Entonces, el torneo continental a un paso, el escollo: Estudiantes Tecos. Desde que el equipo estaba en Primera “A” y se veía quienes éramos los verdaderos aficionados asistiendo siempre al estadio, que lloramos el descenso, que sufrimos el fallido primer intento contra Querétaro, que festejamos el ascenso y antes de que este se diera soñábamos con él y con que regresaran los tiempos de gloria y de torneos continentales.

Gran partido, varias llegadas y dos goles que pudieron haber sido fácil otros dos. El partido termina, Chelis, Noriega, Olivera, Villalpando, Bola, Acosta… todos festejan: el Puebla estará en la Copa Libertadores y el 27 de enero jugará el primer partido de la eliminatoria contra el equipo peruano Juan Aurich. La afición vuelve loca la avenida Juárez y la ciudad entera, y se prepara para lo que será un gran año para el equipo poblano.

Pero algo se veía borroso, faltaba una parte de la historia que la cambiaba absolutamente toda. Así es, faltaba la respuesta del “Pony” Ruízy de Rubens Sambueza, los dos mejores de la cancha para que los zapopanos fueran los que festejaran en el Home Depot Center, porque no creo que muchos se hayan emocionado en Guadalajara. Estudiantes aprovechó los errores y el desconcierto del rival para darle la vuelta al marcador y anotarse como el equipo “México 3”. Mientras que el Puebla se regresa a casa con las manos vacías y con una decepción tremenda. Sin Libertadores este torneo es un fracaso. Y lo peor es que sólo fue un sueño que se convirtió en pesadilla.

Pero se vale seguir soñando porque esos sueños se harán realidad, el Puebla debe luchar por el campeonato y seguir buscando una plaza para jugar a nivel internacional. Lo que se vio en el juego de conjunto estos cuatro partidos nos da una buena señal para saber que el Bola puede seguir haciendo goles, que Orlando va a responder en el hueco que dejo Cherokee, que Palau si se adapta puede dar esa fortaleza en el medio campo, que Herculez es un delantero que puede rendir y que en el resto del plantel se sigue notando “el sello” de jugar “a lo Puebla”. A levantar cabeza y empezar a sumar el domingo que en la Liguilla ya no queremos ser el intento de caballo negro, tenemos que ser protagonistas.