Posts Tagged ‘ De Nigris ’

Hegemonía Rayada

Nuevamente el Monterrey vuelve a demostrar que con el llamado “Rey Midas” Víctor Manuel Vucetich y este bloque de futbolistas está hecho para ganar y para ser competitivo siempre hasta en sus peores rachas, de la cual podemos decir ya se levantó. La afición de los Rayados estará muy contenta por el hecho de acostumbrarse a estar entre los mejores cada torneo y además del alcance que los ha llevado a nivel regional declarándose por tercer año consecutivo como los mejores de la Concacaf.

Vucetich llegó en el Clausura 2009 para sustituir a Ricardo LaVolpe y pese a que en ese primer torneo fueron eliminados en cuartos de final por el Puebla del ‘Chelís’, luego no han dejado de ser protagonistas y exitosos. Fatídica final ganada a Cruz Azul como visitantes con Aldo de Nigris despuntando por sorpresa, en la época que falleció su hermano Antonio, lo cual terminó motivándolo mucho en el campo. Y con la máxima figura en Humberto Suazo brillando con luz propia en los momentos decisivos, precisamente al siguiente torneo resintieron su ausencia. Pero volvió un semestre después y de nuevo el Monterrey se llevó el título contra Santos, empezando ya esos duelos apasionantes de los años recientes.

El 2011 tuvo sus bajas en el torneo local pero les concedió su primer título de la Conca Champions venciendo como visita al Real Salt Lake bajo el frío de Utah. En abril de 2012 revalidarían el cetro de Concacaf venciendo a Santos nuevamente, aunque un mes más tarde los de la comarca los vencieron en la final de liga. Y en el siguiente torneo tampoco tuvieron el éxito deseado cayendo eliminados por Tijuana que a la postre fue el campeón. Sigue leyendo

Anuncios

Soñar a ser futbolista

Muchos nacemos con un balón en los pies y con el uniforme de nuestro equipo (casi siempre inculcado por los padres) entre los primeros outfit que disponemos. Hasta ridículos son a veces los papás diciendo que desde el vientre de la madre estamos dando patadas o cuando ya bebés parece que movemos los pies para patear cualquier cosa que se acerque a la redondez. Pero llega el momento en que ya aprendimos a caminar, nos vestimos de corto y conocemos de verdad con una interacción sin igual a quien será nuestro mejor amigo: el balón.

Y así comienzan éstas historias de amor entre el deporte más hermoso del mundo y un niño normal (sí, quien no guste del futbol puede no serlo) para no abandonarlo nunca pasando por la juventud, la adultez y hasta la vejez. La mayoría terminamos como aficionados, algunos otros trabajando de algún modo en el medio y algunos pocos son los grandes afortunados que llegan a dedicarse por completo a la vida de futbolista profesional.

Sigue leyendo

Adiós Tano

No nos conocimos personalmente, pese a que vivimos en la misma ciudad algunos meses mientras jugaste con el Puebla de la Franja, pero desde el partido que debutaste el día 6 de febrero del 2000 a tus 22 años ante el Morelia, el cual vi por televisión, supe que serias una persona pública en el deporte con mucho carisma. Con aquel # 51 empezaste a jugar como centro delantero del Monterrey, cosa difícil para un mexicano en nuestro balompié, pero que con tus condiciones (más por las físicas que las técnicas en realidad) te hiciste un hueco como titular y también entre los futuribles seleccionados nacionales.

Y ese momento llegó con merecimientos, tras adueñarte del “9” rayado y anotar una buena cantidad de goles, gracias a los centros de  otros grandes jugadores que tuviste al lado como el “Cabrito”, Mohamed, Ramoncito o Sinha. Tenía que llegar el primer llamado a la selección mexicana, teniendo como “padrino” a Enrique Meza y aquel gol tan famoso en el estadio Jalisco en contra del mejor Brasil del momento. Tendrías mas oportunidaes con el Tri, pero por decisión técnica quedaste fuera del Mundial del 2002 cuando por el proceso que habías llevado eras considerado una fuerte opción.

Luego vino una caída en tu carrera, como a muchos les pasa llegando al América, poco tiempo estuviste ahí gracias a que Benito Floro, quien te debutó en primera división y además te veía como un hijo según el mismo lo ha dicho, te llevó al Villareal en España, que apenas estaba empezando a alcanzar el protagonismo entre los primeros diez de la liga, y debutaste así en el futbol europeo como lo tienen que hacer los grandes goleadores: con gol para la victoria de último minuto.  No pudiste tener la misma fortuna siempre y pasaste al Polideportivo Ejido de segunda división donde solo hiciste 2 goles; y entre uno y el otro pasaron 23 jornadas, pero mientras no marcaste no te rasuraste la barba como “castigo”. El destino te llevó al Once Caldas para jugar la Copa Intercontinental en la cual perdiste en penales con el Porto, aunque ahí puedes estar orgulloso de haber marcado el tuyo.

Regresaste a nuestro país con más pena que gloria, aunque estuviste cerca de obtener un poco de la segunda. No caíste mucho en mi gracia personalmente al ser de los que descendieron con el Puebla en el 2005, pero llegaste a los Pumas con la oportunidad de ser subcampeón de la Copa Sudamericana.

Pero tus ganas de viajar constantemente o el “pacto de caballeros” te llevaron a ser el futbolista peregrino. Santos de Brasil y el Shandong Luneng de China (donde ni debutaste) fueron tus siguientes excursiones, pero donde te asentaste durante casi tres años fue en Turquía con el Gaziantepspor, el Ankaraspor y el Ankaragücü, haciendo goles con todos aunque sin duda con el primero fue donde mejor te fue. Por motivos extra futbol terminaste en Grecia con el Larissa donde no pudiste festejar ni un tanto en la recién comenzada temporada y peor aún, fuiste expulsado en tu último partido.

Pero nadie se queda con ese recuerdo, ni con que se esperaba más con tu trascendencia en el futbol con selección y tu regreso a los Rayados. Nos quedamos con esa valentía, sencillez, coraje y ambición. Muchos otros futbolistas y profesionistas tendrían que aprender de ti, que te ganaste la vida a donde fuiste. Dios cuide y bendiga a Sonia y a Miranda y a toda la familia de Nigris para soportar tu lamentable pérdida.

¡Gracias y hasta siempre Toño!