Posts Tagged ‘ Ex-futbolistas ’

Hasta siempre Chucho

La leyenda de Christian Benítez daba para que fuera más amplia, para sumar a sus cuatro torneos de liga – dos con El Nacional, uno con Santos y otro con América – y sus otros cuatro trofeos de goleo individual en la liga mexicana, otros muchos éxitos que estaban por venir, con El-Jaish Sports Club, la selección ecuatoriana y seguramente en algún club europeo.

Pero los golpes de la vida no avisan y a sus 27 años ha sufrido una trágica muerte horas después de su debut con el equipo qatarí al cual recién había llegado buscando su ‘plan de retiro’ por un contrato de tres años para ganar 6 millones de dólares aproximadamente en cada uno de ellos, más del doble de lo que percibía en el América, donde era el mejor pagado del club y de la toda liga.

Tras la segunda autopsia se informa que ‘Chucho’ padecía una enfermedad cardiaca congénita y no habrá sido negligencia médica como se había informado. Difícil de detectar ya que se había sometido a exámenes médicos en varias ocasiones, lo único anormal detectado era la falta de un ligamento en la rodilla izquierda, situación por la cual el Birmingham City no confió en que tuviera un buen desempeño dándole pocos minutos y tampoco ejerció la compra de su carta en su momento. Pero en el tiempo que jugó en su país tanto con su selección como su club o en México nunca fue algo que lo detuviera en su perfil goleador. Sigue leyendo

Carta a Abidal

Un jugador que me conmueve por lo que le ha pasado en el último año, muchas emociones diversas con el riesgo de la vida incluido, pero que en la misma le ha permitido tocar el cielo en su profesión al ganar la Champions League, incluso con la complacencia de sus compañeros levantando el trofeo pese a no ser ninguno de los capitanes, sino como homenaje. Y además – hay que recalcarlo – jugando a un nivel altísimo, tal vez el mejor desde que se hizo profesional.

Me gustaría compartir ésta carta que fue publicada en periódico La Vanguardia y que cuenta la historia de cómo el fútbol traspasa territorios humanos tan importantes como afrontar el cáncer.

Éric Abidal sirvió de ejemplo para un niño y toda su familia, y se demuestra en la carta que el padre escribe hacia el jugador francés del FC Barcelona:

“Tienes en la cabeza lo mismo que ha tenido Abidal en el hígado, y mañana te lo sacarán”, es lo único que fui capaz de decirle a mi hijo de quince años, completamente trastornado por la terrible noticia que yo había conocido dos minutos antes. “Papá, cómprame la camiseta del Abidal. Lucharé como él y ganaré mi Champions”, me respondió. No lloró. Fue el único que no lo hizo. Entró en el quirófano con la camiseta de Abidal, y estuvo colgada en la cabecera de su cama, como una especie de objeto sagrado, durante toda la estancia hospitalaria. Una semana después de la operación, coincidencias, en una tienda me encontré a Abidal, a quien nunca había visto antes. Le expliqué nuestro caso y con el móvil le enseñé las fotos de mi hijo con su camiseta en el hospital. Le agradecí la fuerza que nos ha dado su ejemplo. “Yo también quiero conocer a Abidal”, decía mi hijo cuando se lo conté. Sigue leyendo

El único Fenómeno, el único Ronaldo

Jairzinho lo llevó al Cruzeiro para que diera sus primeros pasos. Mario Zagallo al Mundial del ’94 sin jugar un solo minuto pero advirtiendo al mundo que los brasileños ya tenían su nueva joya. El camino a Europa como para muchos fue el PSV, donde le dijo su amigo Romario que fuera, aquel que en los años posteriores fue su socio para ser la pareja ofensiva más temida que se ha visto en la televisión a color. Lástima que una lesión del “Chapulín” no permitió que se juntaran en Francia ’98.

En Holanda goleó cuanto quiso y la élite lo reclamaba para un equipo grande. Pero primero llegó otro boom para él y fue jugar las Olimpiadas de Atlanta donde brilló con luz propia aunque solo consiguiera la medalla de bronce para su país. Y el momento del lanzamiento definitivo: el Barça. El golazo al Compostela, triplete al Valencia y goles por todos lados y de todas maneras.

Joven con talento puro. Regate, velocidad, potencia, magia y además hambre de gol. No le bastaba la magia si no obtenía el premio para esos insaciables como él, los nueves se alimentan del gol y vaya que Ronaldo lo hacía. Podríamos decir que si en el ocaso de su carrera estaba gordo, era por todos los goles convertidos. Pero no todos aprecian lo que vale el oro y José Luis Núñez lo dejó ir al Inter de Milán donde sin duda demostró su valor. Al mismo tiempo Nike le daba posición mediática con la marca R9 tras el retiro de Michael Jordan, por si fuera poca cosa.

Sigue leyendo

Soñar a ser futbolista

Muchos nacemos con un balón en los pies y con el uniforme de nuestro equipo (casi siempre inculcado por los padres) entre los primeros outfit que disponemos. Hasta ridículos son a veces los papás diciendo que desde el vientre de la madre estamos dando patadas o cuando ya bebés parece que movemos los pies para patear cualquier cosa que se acerque a la redondez. Pero llega el momento en que ya aprendimos a caminar, nos vestimos de corto y conocemos de verdad con una interacción sin igual a quien será nuestro mejor amigo: el balón.

Y así comienzan éstas historias de amor entre el deporte más hermoso del mundo y un niño normal (sí, quien no guste del futbol puede no serlo) para no abandonarlo nunca pasando por la juventud, la adultez y hasta la vejez. La mayoría terminamos como aficionados, algunos otros trabajando de algún modo en el medio y algunos pocos son los grandes afortunados que llegan a dedicarse por completo a la vida de futbolista profesional.

Sigue leyendo

Los Ausentes

Lamentablemente la espera de cuatro años de los futbolistas para disputar el Mundial y de los aficionados para deleitarnos con su calidad, puede terminar en solo eso, en haber esperado y quedar decepcionados por no poder disputar el campeonato del mundo, la mayor vitrina para mostrar lo mejor de sí y consolidarse en el mapa futbolístico o muchas veces solo para aparecer en él con mayor fuerza.

Una pena, esto pasa cada cuatro años en realidad, enormes futbolistas que se perdieron algún mundial a pesar de vivir buenos momentos, casos como los de Romario, Cañizares, Kluivert, Saviola, Redondo y mucho antes Di Stéfano, Cruyff, Pelé, Beckenbauer, etc.

Ahora tenemos además casos de extraordinarios jugadores que no van a Sudáfrica (al menos como competidores) por el hecho de que no pudieron ayudar a sus respectivas selecciones a calificar. Hablo de cracks como Zlatan Ibrahimovic, Andrei Arshavin, Petr Cech o Emmanuel Adebayor; o de menor peso como Antonio Valencia, Juan Vargas, Mohamed Zidan o Christian Chivu.

Algunos de ellos borrados por decisión técnica y otros casos más tristes son los que se lastiman a solo meses, semanas o hasta días antes de comenzar el campeonato.

Muchos seguirán buscando razones del porqué Aguirre no convocó a Sinha, Pardo u Oswaldo o la razón de que Bielsa no cuente con David Pizarro pese a que complementaría perfectamente su media cancha. Lippi y Dunga piensan que no necesitan a cracks ya hechos como Ronaldinho, Francesco Totti o Fabio Grosso. El brasileño deja también al hombre problema Adriano y al prominente Alexandre Pato. Pero los más criticados son Raymond Domenech y Diego Armando Maradona. Ambos tienen para armar unos equipazos pero tendrán que vivir esperanzados en lo que hagan Ribèry y Messi ya que sus estilos de juego no convencen a nadie y menos dejando en casa  a hombres como Samir Nasri, Karim Benzema, Esteban Cambiasso, Javier Zanetti y Juan Román Riquelme, éste último ya borrado desde hace más tiempo.

Las bujías de las selecciones alemana y ghanesa no estarán en la Copa del Mundo, curiosamente ambos del Chelsea y ambos de nombre Michael, Ballack y Essien se han lesionado hace unos días. Han corrido con la misma fortuna otros experimentados como Lass Diarra, David Beckham, Ivica Dragutinovic o Simon Rolfes, interesantes jugadores como José Bosingwa o Carlo Costly o dos jóvenes promesas teutonas: René Adler y Christian Trasch.

El caso más triste y que dejó más preocupado al mundo es el de Salvador Cabañas, quien fue víctima de la inseguridad en México y sufrió un atentado hace meses y es realmente complicado que vuelva a jugar en su vida, ya ni pensar en este Mundial. Ésa es tal vez que más pesa para este mes de junio.

Dos semanas para el inicio del campeonato, esperemos se detengan las lesiones y de los que quedan podamos ver a lo mejor del mundo, ya que la espera fue larga y lo que queda es relativamente nada.

A solamente 15 días amigos…

El Deportista total

Cuando a un jugador le llega el momento de colgar las botas, es casi siempre por la edad. Algunos sabemos que son por las lamentables lesiones pero no creo que sean muchos los que pierdan interés en el juego o en la competencia deportiva, aunque hay que decir que si los hay.

Muchos se convierten en entrenadores, algunos más en directivos o comentaristas, otros se vuelven empresarios y muchos otros más quedan en el anonimato. Solo los directores técnicos o auxiliares están diariamente todavía en las canchas de futbol practicándolo en los entrenamientos, y seguramente la mayoría de los demás también juegan o con sus amigos o en algún nivel amateur. Claro que en lo segundo, muchos cobran por hacerlo.

Pero realmente si se mantienen en óptimas condiciones físicas estos hombres pueden seguir su vida de atletas y les voy a presentar los casos de algunos de ellos.

Luis Enrique es un ex jugador español que vistió tanto la camiseta del Real Madrid como la del Barcelona, aunque fue con esta última con la que se identificó más y tuvo sus mejores momentos y mayores glorias. Jugó tres mundiales con la selección española y conquistó el Oro olímpico en 1992. Se retiró en 2004 y poco tiempo después empezó a practicar el surf y el snowboarding, pero por lo que se ha caracterizado es por su preparación para hacer triatlón. Ha participado en tres años consecutivos en el Ironman europeo y mediante su blog (http://luisenrique21.com) anuncia semana a semana su preparación para los 3.8km de nado, 180km de bicicleta y 42.2km de trote. Todo este entrenamiento lo compagina con su actividad como director técnico del Barça Athletic, donde tiene a su disposición al mexicano Jonathan dos Santos, uno de sus consentidos.

El otro caso singular es el de Bixente Lizarazu, jugador vasco-francés que tuvo muchos problemas hasta con la ETA en su paso por el Athletic de Bilbao por no querer politizar ni declarar nada independentista. Fuera de eso, fue un jugador muy exitoso, campeón mundial y europeo con la poderosa Francia de Zidane, Henry, Barthez, Deschamps y compañía. Con el Bayern Munich levantó también títulos locales y la Champions League. El antes lateral izquierdo descubrió su pasión por el Jiu-Jitsu, arte marcial de origen brasileño del cual se proclamó campeón europeo hace unos meses. Uno de los tipos que nace para ganar y lo va a hacer donde se pare.

El otro ejemplo es un ex futbolista que antes de retirarse del futbol ya se daba tiempo para practicar otro deporte. Henrik Larsson puede ser reconocido como el ejemplo del profesionalismo, según palabras de todos los que fueron sus compañeros y entrenadores. El sueco fue el referente y goleador del Celtic, luego ganó la Champions con el Barcelona y regresó a retirarse con el Helsingborg, el equipo de su ciudad natal donde había tenido ya una etapa en sus inicios. Con su selección le costó un poco pero se convirtió en el emblema y pudo disputar tres mundiales, aunque fallando a clasificar al siguiente le orilló a tomar la decisión de dejar el futbol profesional. Como mencionaba desde antes ya jugaba otro deporte: el floorball (hockey de sala). Lo hizo en el invierno (época del año en que se suspende el futbol sueco) de 1989 y de nuevo en el 2008, y donde también hizo muchos goles, justamente en su misma ciudad con el equipo del mismo nombre: Helsingborg. Por sus declaraciones no parece que regrese a este deporte, sino que pudiera integrarse como entrenador en el Celtic, equipo que se ganó su corazón y el cual le devolvió el honor junto con la Reina Isabel II para hacerlo caballero de la Orden del Imperio Británico, reconociéndolo como Sir Henrik Larsson.

Casos como estos son contados, aunque creo que deberíamos encontrar más ex profesionales que encuentran otras disciplinas deportivas para desahogar sus ganas de competir, pasión y amor al deporte.

Adiós Tano

No nos conocimos personalmente, pese a que vivimos en la misma ciudad algunos meses mientras jugaste con el Puebla de la Franja, pero desde el partido que debutaste el día 6 de febrero del 2000 a tus 22 años ante el Morelia, el cual vi por televisión, supe que serias una persona pública en el deporte con mucho carisma. Con aquel # 51 empezaste a jugar como centro delantero del Monterrey, cosa difícil para un mexicano en nuestro balompié, pero que con tus condiciones (más por las físicas que las técnicas en realidad) te hiciste un hueco como titular y también entre los futuribles seleccionados nacionales.

Y ese momento llegó con merecimientos, tras adueñarte del “9” rayado y anotar una buena cantidad de goles, gracias a los centros de  otros grandes jugadores que tuviste al lado como el “Cabrito”, Mohamed, Ramoncito o Sinha. Tenía que llegar el primer llamado a la selección mexicana, teniendo como “padrino” a Enrique Meza y aquel gol tan famoso en el estadio Jalisco en contra del mejor Brasil del momento. Tendrías mas oportunidaes con el Tri, pero por decisión técnica quedaste fuera del Mundial del 2002 cuando por el proceso que habías llevado eras considerado una fuerte opción.

Luego vino una caída en tu carrera, como a muchos les pasa llegando al América, poco tiempo estuviste ahí gracias a que Benito Floro, quien te debutó en primera división y además te veía como un hijo según el mismo lo ha dicho, te llevó al Villareal en España, que apenas estaba empezando a alcanzar el protagonismo entre los primeros diez de la liga, y debutaste así en el futbol europeo como lo tienen que hacer los grandes goleadores: con gol para la victoria de último minuto.  No pudiste tener la misma fortuna siempre y pasaste al Polideportivo Ejido de segunda división donde solo hiciste 2 goles; y entre uno y el otro pasaron 23 jornadas, pero mientras no marcaste no te rasuraste la barba como “castigo”. El destino te llevó al Once Caldas para jugar la Copa Intercontinental en la cual perdiste en penales con el Porto, aunque ahí puedes estar orgulloso de haber marcado el tuyo.

Regresaste a nuestro país con más pena que gloria, aunque estuviste cerca de obtener un poco de la segunda. No caíste mucho en mi gracia personalmente al ser de los que descendieron con el Puebla en el 2005, pero llegaste a los Pumas con la oportunidad de ser subcampeón de la Copa Sudamericana.

Pero tus ganas de viajar constantemente o el “pacto de caballeros” te llevaron a ser el futbolista peregrino. Santos de Brasil y el Shandong Luneng de China (donde ni debutaste) fueron tus siguientes excursiones, pero donde te asentaste durante casi tres años fue en Turquía con el Gaziantepspor, el Ankaraspor y el Ankaragücü, haciendo goles con todos aunque sin duda con el primero fue donde mejor te fue. Por motivos extra futbol terminaste en Grecia con el Larissa donde no pudiste festejar ni un tanto en la recién comenzada temporada y peor aún, fuiste expulsado en tu último partido.

Pero nadie se queda con ese recuerdo, ni con que se esperaba más con tu trascendencia en el futbol con selección y tu regreso a los Rayados. Nos quedamos con esa valentía, sencillez, coraje y ambición. Muchos otros futbolistas y profesionistas tendrían que aprender de ti, que te ganaste la vida a donde fuiste. Dios cuide y bendiga a Sonia y a Miranda y a toda la familia de Nigris para soportar tu lamentable pérdida.

¡Gracias y hasta siempre Toño!