Posts Tagged ‘ Federer ’

¿El último tren?

Hay momentos en la vida donde pese a tener bastantes logros, momentos brillantes o historias que contar, las oportunidades para lograrlo empiezan a escasear. Exámenes que aprobar, trabajos que obtener, trofeos que levantar. Al fin y al cabo, pueden repetirse tipos de momentos, pero nunca llegan los mismos, con las mismas ventajas o plataformas.

Pues así, el ciclo de Roger Federer en el tenis está concluyendo dejando ir éstas oportunidades. El momento se acercaba, todos lo sabíamos, lo difícil era aceptarlo aunque en realidad nunca está tan claro. Tantos titanes en el mismo camino no tienen cabida. Dos más jóvenes le han arrebatado ya el trono. Rafael Nadal hace tiempo que le competía y físicamente y hasta mentalmente tiene ya tiempo delante de él en los enfrentamientos entre sí. Novak Djokovic tiene menos tiempo que se ha dado cuenta cuánto puede competir y que él puede ser tan bueno –o mejor – que sus contrincantes.

En Roland Garros, Roger dio muestra que aún estaba en condiciones, venció a Nole en la semifinal y batalló con Rafa en la final, aunque la terminó perdiendo. El US Open escenificaba el mismo guión pero el desenlace será distinto y no importa si el ganador es el español o el serbio, lo que nos deja es que de ahora en adelante esto será solo cosa de dos. Sigue leyendo

Tenis de ciencia-ficción

Es que no parece real, la historia que se está escribiendo en el tenis actual es realmente memorable. Cada torneo nos envuelve en la fantasía superando las expectativas.

Somos afortunados de ver jugar a Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Enfrentarse, batallar, debatirse y superarse a sí mismos para seguir en la carrera por la supremacía del tenis mundial.

Todos son dignos del número uno, aunque por lo ya realizado y una mayor trayectoria hay uno que ya escribió su nombre con letras de oro en la historia y no es otro que el suizo. Los otros dos están en el camino y puede que sólo uno de ellos logre entrar en el selecto grupo, hay muchos años todavía para descubrirlo.

Andy Murray es otro gran tenista, el que por su regularidad está detrás de ellos, una historia bipolar. Se apegó a la épica en octavos para levantar dos sets abajo contra Troicki y avanzar hasta las semifinales, pero no más, ahí no es rival. El lugar 4 del mundo es su tope, defiende excelentemente bien pero no tiene un ataque comparado con las tres bestias. Sigue leyendo

El mejor ejemplo

No se jugaban nada, no acumularían puntos para el ranking ATP, ni siquiera las ganancias serían para ellos, pero en sus propias vacaciones en este final de año Roger Federer y Rafael Nadal regalaron dos partidos de exhibición para el deleite de los espectadores y para ayudar a quien más lo necesita.

Martes en Zurich “Partido por África”. Gana el local después de perder el primer set, haciendo alusión a la conversación que tuvieron cuando se pactó el partido en que Roger se lo regalaba. Después, trayecto en el avión privado del suizo hasta Madrid donde el español termina venciendo en “Unidos por la infancia”.  Uno y uno, parece que hasta en eso se pusieron de acuerdo.

Risas, espectáculo, convivencia, todo sin perder la rivalidad ni la amistad. Los tenistas más grandes del momento, para mí Federer ya lo es de la historia (aunque Nadal tiene años por delante para superarlo), se olvidan de sus grandes batallas en Grand Slams y nos muestran que todo es amor al deporte y en este caso, al prójimo.

Sigue leyendo

El Sucesor del Rey

El rey no ha muerto, pero está cerca de pasar la estafeta a un nuevo ídolo que debido a su juventud y potencial puede mantenerse en el trono por muchos años. La competencia del resto de candidatos no le hace ni cosquillas y solo en duelos directos con el monarca en salida es cuando se le pueden ver sus fragilidades o en realidad cuando físicamente no está en condiciones.

El joven sucesor comenzó a hacer frecuentes las desestabilizaciones a la corona hasta el punto de hacer llorar a su ocupante. Nadie lo creía. El más admirado, talentoso, invencible e indestructible hacía notar su fragilidad y miedo a ser en algún momento despachado del trono. Así fue como Rafael Nadal comenzó a pisar los talones al “Gran Maestro y Sir” Roger Federer. Y ahora no habrá manera de impedir que el nuevo rey español tome posesión. Sigue leyendo

Juan Martín

Ya sé que es viernes y que la final del US Open se jugó el lunes en la tarde, y que corro el riesgo de que la mitad de los lectores se detengan y cambien de página cuando no escribo de futbol. Pero con todo esto, me voy a arriesgar, la hazaña de Juan Martin Del Potro no la podemos dejar pasar tan fácilmente.

Roger Federer llegaba con la etiqueta de favorito por obvias razones. El “Rey suizo” había hecho un torneo impresionante y un día antes además, la mejor jugada de su carrera, según las palabras del mismo tenista. Además jugando en su especialidad, ya que se coronó en el Abierto de Estados Unidos por cinco años consecutivos y esperaba llevárselo por sexta vez. Y la final empezaba con todo a su favor, teniendo la ventaja en sets hasta el tercero (2-1). Pero no contaba con la fortaleza de “Delpo” que por momentos parecía decaído, sin fuerzas y con la situación mental desvariada que lo llevaba a cometer errores increíbles. Pero después de llevar el partido al quinto set, muchos se preguntaron cuántas vidas tenía este muchacho, que finalmente no dejo ir la oportunidad de un abatido, vencido y distraído Federer. Pensábamos que solo Rafa Nadal lo hacía ver tan mal, pero la Torre de Tandil levanta la mano entre los grandes del tenis actual con esta soberbia actuación.

En el mismo año le logró ganar a los primeros tres del ranking mundial: Nadal, Andy Murray y el mencionado Roger. Nunca ningún jugador había podido lograr semejante hazaña. La que sí, es que ha igualado de otros es ganar en tierras neoyorquinas. En 1977 a su compatriota Guillermo Vilas y en 1963 el mexicano Rafael Osuna, habían sido los únicos latinoamericanos en llevarse este Grand Slam.

El espigado argentino es un tipo con un físico tremendo. Mide 1.98m y por lo mismo tiene un gran alcance y un saque impresionante. Nada más y nada menos que 220 km/h es la velocidad máxima que ha logrado y precisamente fue el lunes en la final del hasta ahora partido más importante de su vida.

A los casi 21 años (los cumple el próximo miércoles) el argentino acapara la prensa deportiva y hasta nacional en su propio país, y por supuesto que lo avala. Ya es el quinto mejor del mundo y venció al mejor tenista de la historia en la superficie donde más fuerte e invencible se había hecho. ¿Nace una leyenda? Puede ser, pero hasta los ches saben que deben mantenerse prudentes. En mi opinión, lo mejor es que la competitividad aumente y Roger ya no se sentirá tan seguro, pero mejor habrá que preguntar a Nadal, Murray o Djokovic. Felicidades Juan Martín