Posts Tagged ‘ Descenso ’

Caída libre

Un torneo de pesadilla con una pésima gestión directiva de parte de Ricardo Henaine dejó al Puebla asomado de nuevo a la tabla de porcentajes, con la afición enfurecida y alejada del equipo, con la franja roja y con contrataciones que no dieron el ancho.

Daniel Bartolotta, que había obtenido buenos resultados en el interinato que asumió el torneo anterior, perdió cuatro de los cinco partidos que dirigió y fue relevado por Daniel Guzmán que fuera de las victorias contra Pachuca y Tigres tampoco pudo enderezar el barco, del cual el verdadero capitán y señalado como problema era Hugo Fernández. Al final se fueron todos los mencionados y con la llegada a los controles de Jesús López Chargoy, tomando el equipo con 15 puntos de ventaja sobre el Querétaro, se decidió que los primeros que tenían que regresar eran los aficionados, que aunque no del todo, si volvieron con mucho mejores entradas que el año pasado y con los colores institucionales de nuevo bien arraigados.

La misión de recuperar la identidad y con esa misma idea llegó Manuel Lapuente, buscando ‘que los rivales tuvieran miedo de ir al Cuauhtémoc’. Se reforzó al equipo con jugadores de calidad del mercado nacional como Segundo Castillo o Alberto Medina, con las apuestas nuevamente en Jonathan Lacerda, Luis Miguel Noriega y Félix Borja, y esperando un compromiso puntual de Matías Alustiza en su papel de figura del equipo y la continuidad a la alza de Jesús Chávez, Diego De Buen y DaMarcus Beasley. Algunos han funcionado, otros claramente no. Sigue leyendo

Anuncios

El milagro del Atlas

Empezaba el torneo y la lucha por el no descenso entre los Zorros del Atlas y los Gallos Blancos de Querétaro. Ambos ficharon como siempre. Querétaro puso todos sus jugadores transferibles, de los cuales bastantes se quedaron y llegaron muchos otros jugadores nuevos de los cuales no se tenía ninguna certeza sobre su rendimiento. Del Atlas en realidad mayor calidad o cartel de los refuerzos, aunque en la historia reciente no se podía garantizar que fueran a funcionar. Menos aún el trabajo del entrenador, quien ahora es el autor del milagro rojinegro.

Tomás Boy había llegado para sustituir a Juan Carlos Chávez el torneo pasado y sus resultados fueron paupérrimos, increíblemente malos. Cinco empates, seis derrotas y ninguna victoria. Por estos números y los que tuvo anteriormente al mando del mismo club en el Apertura 2007 también muy pobres, no se pensaría que confiaran en él para lograr la permanencia. Pero la directiva lo decidió mantener avalando la paciencia y el trabajo que logró hacer con Morelia con regularidad en liguillas y buen futbol. Apuesta riesgosa pero en realidad, cualquier otra opción también lo era por el mismo cambio y la adaptación.

Se le pedían 25 puntos para salvar al equipo y por ende pensar en una posible liguilla. La situación actual con cinco partidos por delante es que el equipo de Boy ha rebasado por un punto la cifra planteada, sin salvar matemáticamente el descenso pero muy cerca de hacerlo y como sublíderes generales casi clasificados a la liguilla. Lo que ha hecho el Atlas ha sido un verdadero milagro, porque no había quien apostara lo que ha pasado este torneo. Sigue leyendo

El equipo olvidado

Será poca la afición, por muchas razones se ha ido perdiendo en cantidad y en intensidad. Cambio de nombre, de sede, luego de identidad, dueños y ahora de categoría por segunda vez en dos años.

Un club que en su época amateur por allá de los años 30’s consiguió varios títulos, por ello tienen entre sus aficionados mucha gente de la tercera edad. Ya en el futbol profesional tenían al Atlante como su acérrimo rival (justamente el rival que los empata el sábado y hace oficial su descenso) y se alzaron dos veces con la extinta Copa México antes de cambiar de dueños y convertirse en el Atlético Español.

Una década después volvió el Necaxa gracias a Televisa y con una buena planeación y paciencia llegaron los títulos, pese a que el dueño siempre ha tenido otro equipo como favorito. Dirigidos por Manolo Lapuente y luego por Raúl Arias, ganaron tres títulos de liga y la última Copa que se ha disputado hasta entonces constituyéndose como el equipo de los noventas que incluso perdió otras dos finales.

Sigue leyendo

El Bola

Jugador con carácter, de área, con la portería siempre en la mente, con la cabeza y la zurda listas para mandar el balón a las redes.

Recordado por haber decepcionado como centro delantero de los Pumas en el inicio de la década, naufragó en la Primera “A (hoy Liga de Ascenso) con más éxitos personales que colectivos en los Lagartos de Tabasco. El Puebla por su parte después del descenso y el fracaso para ascender inmediatamente estaba a la expectativa con muchas razones para dejar de existir y pocas para continuar, aunque éstas con los nombres de “amor a la camiseta” y “deseo de triunfo” fueron más grandes que un entrenador de las fuerzas básicas le inyectó un espíritu renovado al equipo plagado de jóvenes y aderezó su plantel con un delantero que diera garantías. Es así como apostó por Álvaro Fabián González Pintos: “el Bola”.

Y que bien le salió al Chelís, que en un año el ya desde ese entonces veterano marcó más de 40 goles. Obteniendo las distinciones de goleador del certamen en ambos torneos.

Sigue leyendo

Película de Terror

Este sábado en la noche la liga mexicana se puede reducir a 17 equipos, y no porque uno vaya a desaparecer de inmediato, pero sí que puede comenzar a jugar gratis lo que resta del Bicentenario 2010. Indios está por despedirse de la máxima división este fin de semana o el que sigue y regresará en julio a la Liga de Ascenso.

Mientras tanto hay que hablar del Querétaro, que ha luchado por su vida con lo que ha podido. La base de su éxito ha sido la experiencia de jugadores como Joaquín Beltrán, Germán Villa, Carlos “El Chiquito” Bossio, Margarito González o Héctor “Pirata” Castro, aunado al ímpetu, garra y talento que han puesto jugadores que han sobrado en otros equipos como Issac Romo o Emilio López, además de los extranjeros Adrián Romero o Mauro Vila. Definitivamente el regreso de Carlos Reinoso a la dirección técnica ha sido exitoso y ha callado muchas bocas, para quienes decían que solo iba a cobrar. Gallos Blancos ha sido el equipo que más deseo ha tenido de salvarse y si no es que ya lo consiguieron con ese buen arranque de torneo, posiblemente lo hagan mañana matemáticamente.

Tigres por su parte, pese a que cada año se esfuerza en ser el peor equipo del futbol mexicano, se vuelve a quedar con las ganas de descender. Y es que realmente lo parece, hagan lo que hagan están destinados a sufrir y a decepcionar a su afición cada semestre pese a sus contrataciones millonarias de nacionales como de extranjeros (algunos muy buenos que ofrecen destellos, otros puros petardos) con una cantera que produce bien pero muy poco y cuando hay tanta estrellita nomás no los acomodan y entrenadores que llegan con buen cártel pero caen en la maldición felina como si de un precipicio se tratara, para ejemplos el actual Daniel Guzmán o antes José Luis Trejo y Américo Gallego, los tres fracasaron llegando con al menos un título reciente.

Pero una de las mejores aficiones del país se mantiene en primera gracias al mencionado colchón (bastante cómodo por cierto, casi como los que anuncia el oso) llamado Indios de Juárez. Después de una emotiva salvación y consecuente semifinal, donde le metieron un susto al Pachuca, todo se derrumbó el verano pasado. Se fueron Cirilo, Maggiolo, Saavedra, “el Tripa” Pérez y poco más porque en realidad lo que los abandonó fue la suerte, ya que desde aquel triunfo anecdótico en el Hidalgo que los dejó a un paso de la gran final, este no regresó hasta 27 partidos después, en ese tiempo se fue Eugui, se acaba de ir Treviño quien no ganó nunca y no supo cómo resolver ningún problema defensivo u ofensivo y el “Maleno”, su esperanza goleadora, no anotó ningún gol hasta los últimos dos partidos, el último que valió para esa ansiada victoria y ese ansiado gol que en los otros cuatro partidos de la temporada como local no había entrado y no había podido festejar la afición. Increíble. ¿¡Cuánto tiempo para poder gritar un gol!?

Se nota cuando en una institución nada funciona y a pesar de los intentos por arreglarlo no hubo manera de salvar el proyecto y tendrán que comenzar uno nuevo con una verdadera inversión buscando hacer de nuevo lo más difícil en el futbol mexicano: ascender y permanecer. Porque ser campeón en el máximo circuito lo puede hacer cualquiera que consiga entrar a liguillas y tenga buena suerte un mes, salvarse con el mínimo de recursos y posicionamiento mediático es un logro verdaderamente grande, pero ascender es lo que se denomina una proeza, y si no pregúntenle al León…

Adiós o hasta pronto Indios, de una vez nos despedimos, lástima de verdad que la película del descenso este año no haya imitado a otros dramas anteriores como el Puebla-Veracruz o el Tigres- Indios- Necaxa, porque este año solo fue un filme de terror para el peor equipo de primera división.

No es normal

Este Puebla definitivamente no es normal, o al menos no es a lo que desgraciadamente estábamos acostumbrados. Es un equipo con fe, con alma y con espíritu como pocos he visto en nuestro futbol.

Y si se ha insiste en que es un equipo limitado, con pocos recursos y condenado a descender, pronto se deben cambiar esas ideas porque lo demostrado en la cancha no tiene nada que ver con esas afirmaciones que en todos lados solemos escuchar.

Recordemos al equipo que salvó el descenso en esa angustiosa lucha contra el Veracruz. Era un equipo que además de luchar todo el partido, practicaba un juego muy agradable, vistoso, con orden pero con una descarada propuesta ofensiva que le permitía generar muchísimas oportunidades de gol (de las cuales se fallaban un montón) pero a su vez se veía rebasado defensivamente y ahí es donde perdía los partidos. Con lo justo pero alcanzó para salvarse.

Luego de un revoltijo de jugadores en el draft, la Franja quedó desarmada, aunque jugando con la misma idea que Chelís y su cuerpo técnico han tenido desde el inicio. Lamentablemente no alcanzaba y se decidió traer a Mario Carrillo. Con él la gente no iba al estadio por dos motivos muy simples: la antipatía del nombrado entrenador con todos (hasta con sus propios jugadores) y que el equipo no jugaba a nada, o más fríamente, no tenía los futbolistas para practicar el futbol que Carrillo proponía y sin eso, “él no puede trabajar”.

La debacle que se venía y en cierto modo, la vida le ha dado una revancha al Puebla de Chelís. Se van los estorbos, regresa la idea de jugar “a lo Puebla” y por lo tanto la gente regresa al Cuauhtémoc.

El objetivo sigue siendo el mismo: salvarse del descenso. Pero iniciando con la desventaja de arrancar últimos y ser quien tiene más presión.

Después de la fecha 6, podemos decir que el equipo con todas las contrataciones realizadas se ha ido moldeando para trabajar en la misma idea. Todos los jugadores se notan comprometidos y con la firme intención de mantener la franquicia en la Primera división. Lo del miércoles fue una gran demostración del Puebla, jugando contra el líder general y uno de los mejores equipos, le jugó al tú por tú y le pasó por encima en el segundo tiempo para conseguir el más que merecido empate. Claro, el triunfo valía más, pero fue un “triunfo robado” por las pésimas decisiones arbitrales de Archundia y sus asistentes. El estadio también jugó y seguirá jugando. Lo importante es continuar en ese buen futbol mostrado el juego pasado y tomar una regularidad en la liga para acercarse a la salvación, y claro está, si el Puebla se salva califica a la liguilla.

Muchos menospreciaban las contrataciones de Daniel Osorno, Felipe Ayala, Santiago Fernández o Duilio Davino, y después de la entrega que han mostrado ¿ahora quién se atreverá a hacerlo? De los extranjeros, Vilchez y Bola ya nos tienen acostumbrados a rayar un gran nivel, los que llegaron para este torneo ya están aportando para la causa. Y lo que me parece lo principal, los que entienden desde el inicio como se juega aquí: los jugadores hechos en casa. Noriega, Cherokee, Villalpando, Samba y Salinas, el espíritu de la Franja se transmite entre todos los involucrados. Este Puebla señores, no puedo decir que es de otra galaxia, pero definitivamente no es normal.